La Rueda de la Fortuna.

0 Comments

La rueda de la fortuna en el tarot y su papel en el destino.

Una importante carta del tarot que nos habla de las opciones que elegimos en la vida.

¿Crees en el destino?. ¿Has llegado a un punto en la vida en donde tienes muchas decisiones qué tomar?. ¿Notas que cada acción que haces puede llevar a algo nuevo o diferente en tu camino?. De esto y más trata la carta de la Rueda de la Fortuna, de la cual hablaremos en esta ocasión.

La Rueda de la Fortuna es la décima carta dentro de los Arcanos Mayores (las 22 cartas esenciales del tarot) y curiosamente es una de las que no tiene una figura humana como el punto de enfoque central. En cambio, tiene varias figuras y símbolos relacionados con el Zodiaco y se ve en las nubes porque simboliza el plano superior, celestial, donde se tejen nuestros destinos.

La Rueda de la Fortuna

La rueda de la fortuna

La representación más común de esta carta muestra un disco en el centro, con una esfinge sobre ella. En la rueda están las letras hebreas IHVH que hablan del nombre impronunciable de Dios. Rodeando están las letras TARO, que pueden culminar en TAROT si regresas al punto de partida y, si lo lees al revés, TORÁ, como el libro sagrado.

En cada esquina hay una figura sobre una nube que representa a signos: el ángel arriba a la izquierda es Acuario; el águila es Escorpión, el león es claramente Leo y finalmente, el toro es Tauro. Los cuatro tienen alas porque simbolizan estabilidad y poder celestial entre el movimiento y el cambio. Cada uno está leyendo un libro, el cual es el Torá, representando sabiduría.

La serpiente descendiendo a la izquierda es el dios egipcio de la maldad, Tifón. Hay una figura humanoide como un Anubis subiendo por la derecha de la rueda que simboliza a Hermes, con su inteligencia y sabiduría. La esfinge arriba representa los acertijos que nos lanza la vida y que debemos resolver, algo central en el mensaje de la carta.

La Rueda de la Fortuna habla de que todo nos llega en ciclos o etapas. Hay épocas y cosas buenas pero también las hay malas. Aunque nos pasen cosas terribles y nuestro ambiente esté complicado y lleno de baches y pesares, debe llegar un tiempo en que todo mejore y podamos darnos un respiro. 

La carta también habla de los extraños giros del destino, repleto de encuentros inesperados, varias sorpresas a la orden del día y cosas que realmente no podemos anticipar. Son acciones de una rueda; hay cambios en el sentido, en la dirección, asuntos o experiencias que repetimos en círculo. Podemos estar atrapados en este movimiento circular que nos lleva a cualquier parte sin avisar.

Es el sube y baja que debemos aprender de la vida. A veces estámos arriba, a veces abajo, y eso es cuestión del destino de cada quien. Esa es la lección que pretender darnos esta carta del tarot, y sobre todo, qué hacer con las decisiones que se nos presentan en la vida. ¿Avanzamos y seguimos adelante o nos quedamos dando vueltas?

Hay que usar lo que la vida nos está ofreciendo, ver cómo se están ocurriendo las cosas, cómo se abren oportunidades que a veces no nos damos cuenta que están frente a nosotros. Hay que apreciar los milagros que nos ofrecen desde arriba y cómo, hasta en los peores momentos, hay que encontrarle una oportunidad para aprender de ello.

Si tan solo nos pasaran cosas bonitas o de buena suerte en nuestra vida, llenas de felicidad, realmente no apreciaríamos lo que tenemos. Muchas veces los tiempos complicados o de pesar nos proveen de esa perspectiva y contraste que necesitamos para darnos cuenta de verdad de lo que tenemos alrededor, cuáles son nuestras bendiciones y nos recuerdan de que también hay cosas buenas en este mundo.

Así que la lección es que, cuando las cosas están bien, disfrutemoslas, pero sobre todo hay que agradecerlas, y no debemos quedarnos pasivos, presumidos u orgullosos, porque todo puede cambiar de la noche a la mañana. Y si las cosas están mal, no debemos rendirnos ni perder la esperanza porque aun cuando creamos que estamos en el hoyo y tocando fondo, eso significa que de ahí las cosas no pueden sino mejorar e ir para arriba otra vez.

Depende de la posición en que quedó en la tirada o consulta, la Rueda de la Fortuna puede decirle mucho a la persona. Por ejemplo, dentro de su simbolismo de movimiento, puede ser que debe experimentar un cambio, moverse, acelerar algo en su vida, reunirse con alguien o juntarse en algo o con alguien, involucrarse en algo que rompa su rutina, puesto que puede parecer que está estancado.

La Rueda de la Fortuna nos remite a una disyuntiva, un momento decisivo de tomar un camino. ¿Qué significa? Moverse a otro lado, cambiar las condiciones en que está viviendo, alterar su curso. Tal vez algo en su vida le está molestando (y depende de la tirada se lo puede advertir). Quizá es su relación, su trabajo, su postura sobre algo o alguien…

Lo que la Rueda de la Fortuna le sugiere es que no se quede simplemente parado aceptando lo que la vida le dio, o esperando que los demás lo hagan por usted. Puede tomar acción y girarla para buscar estar arriba de ella. Cuando las cosas estén mal, en lugar de esperar salir del hoyo para mejorar, haga lo que pueda para mejorar su situación y no estar abajo. Acelere usted mismo la rueda.

Si está en una tirada donde la Rueda le salió en el pasado, simbolizan los cambios que ha pasado en su vida por los que ha tenido que llegar para estar donde está. Puede ser su infancia, su escuela, las relaciones que dejo atrás; en fin, los giros que ha dado la rueda para dejarle en este momento y tiempo de su ciclo vital.

Si salió en el presente o en algo más específico, tome los consejos que le hemos dado en esta galería. Si la carta le salió en el futuro, simboliza usualmente cosas buenas, o este giro o toma de decisión que le venimos aconsejando, pero siempre con la mentalidad de que las cosas pueden cambiar en cualquier momento, y que el destino tiene un plan para usted.

la rueda de la fortuna

La Rueda de la Fortuna

Ahora, si la carta de la Rueda de la Fortuna le salió al revés, tiene otro significado, como suele pasar en el tarot. Simboliza que la suerte puede no estar de su lado, que alguna fuerza negativa está afectándole y dejándolo fuera de control y sin poder para tomar usted mismo las riendas de su vida.

Aunque hay cosas que están fuera de su control, si le sale al revés también debe preguntarse si usted mismo se ha puesto en esa posición. Piense en las acciones que ha tomado recientemente que le estén afectando. Entonces, ¿qué puede hacer para mejorar su suerte y recuperar el control de su destino?

Categories:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button