Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La energía de los espejos

0 Comments

Aprovecha la energía de los espejos en tu casa con ayuda del Feng Shui.

En el Feng Shui, los espejos no sirven solamente para reflejar imágenes. Si se los coloca en el lugar adecuado pueden ser muy útiles para duplicar la abundancia, la salud y la felicidad. ¿Quieres aprender a experimentar estos beneficios?

Es buena idea tener un espejo en tu vestíbulo, tras la entrada a tu hogar, pero ten mucho cuidado de no colocarlo justo enfrente de la puerta principal. Si lo haces, provocarás que la energía o el chi vuelva a salir, justo por donde está entrando.

Es mejor tener el espejo en la pared, junto al vestíbulo, para favorecer el flujo de energía y evitando que refleje la entrada. También es buena idea que sea de cuerpo completo.

Debes evitar que un espejo quede justo frente a una ventana o ventanal, como en este caso porque pasa lo mismo que uno frente a la entrada. Toda la energía que entra por ahí, se está reflejando y por ende regresando al exterior.

En general, no es buen visto que pongas un espejo en tu dormitorio, ya que no te ayudará a descansar bien. Sobre todo, evita que se encuentre en la misma pared en la que se apoya el respaldo de tu cama.

Tampoco pongas espejos enfrente de tu cama; el Feng Shui sostiene que esta disposición atraerá la aparición de terceros en tu relación.

No es recomendable tener un espejo en tu cuarto en donde se refleje tu cama. Y es que el espejo te regresa la energía del reflejo y es constante movimiento de energía, de un lado a otro, que provocará que no descanses bien o te levantes siempre agotado.

En el techo también es pésima idea. Muchos lo relacionan con aquellos que tienen un fetiche para observarse a la hora de hacer el amor, pero también estará reflejando y alterando la energía, al grado que puede afectar la relación con tu pareja.

Es buena idea tener un espejo en el vestidor, por ser un espacio cerrado y pequeño, pero con precaución de que no se refleje la puerta o también que se vea la ropa desarreglada o desordenada.

Tampoco debemos tener un espejo en el baño que dé directamente a la puerta, y es que enfrentado de esa manera, está duplicando la energía propia de ese ambiente. Es mejor que tu lavabo y su espejo estén a un costado.

Si no se pudo evitar que el espejo esté frente a la puerta del baño, entonces procura siempre tener cerrada la puerta, para que no salga esa energía del lugar. De hecho una de las recomendaciones generales del Feng Shui es nunca dejar todas las puertas abiertas dentro de tu hogar.

No se te ocurra poner un espejo en la cocina. El espejo representa agua, y “apagará” las llamas de lo que prepares, y además es señal de mal augurio para el Feng Shui. Si te aferras en tener un espejo ahí, es fundamental que no refleje alguna llama.

En un comedor, es bueno tener un espejo para reflejar la mesa puesta y todos los comensales invitados, para duplicar su bienestar y abundancia.

Un espejo también funciona muy bien en una sala, pero cuidando que no dé hacia una ventana. En sala y comedor, los espejos son excelentes para crear una sensación de mayor amplitud espacial, lo cual siempre aporta suerte.

No es nada aconsejable tener un espejo antiguo o que hayas heredado o comprado de otro lugar o persona, sobre todo si eran considerados tóxicos o malos. Algunas tradiciones dicen que un espejo puede captar o guardar información y por ende, transmitir toda esa mala vibra.

Nunca hay que poner espejos enfrentados, ni formando ángulo porque de esa manera se generan rebotes luminosos que provocan una circulación negativa y tóxica de energía.

Los espejos con bordes irregulares, o que terminan en puntas o flechas, emiten energía hostil y agresiva, como si emanaran efectos venenosos, así que aléjate de ellos.

Debe evitarse que un espejo refleje alguna imagen negativa, como suciedad, desorden, algún cuadro triste o violento, una figura agresiva, ya que estará aumentando y expandiendo esa mala vibra.

No es buena idea poner un espejo al final de una escalera, porque dificulta la permanencia de la energía y crea rebotes desfavorables.

Es bueno tener un espejo frente a símbolos valiosos, como una buena obra de arte, una fuente de agua, que simboliza el flujo de dinero.

De igual manera, asegúrate que un espejo jamás refleje alguna factura, o estado de cuenta, cuentas por pagar pendientes, ya que duplicará tus deudas y la fuga del dinero, de acuerdo al Feng Shui.

Es importante también que un espejo no corte al humano que refleje, ya que es mal augurio y podría atraer mala autoestima y karma feo. Lo ideal es colgar un espejo a unos 1.70 más o menos del piso.

Ten cuidado también con los espejos con múltiples formas, o que deformen la imagen que reflejan, como aquellos con aumento. Tampoco esferas de espejo porque todo tergiversa la energía que emanan.

En los pasillos largos, es bueno contar con un espejo para que la energía no se acelere. Colocando espejos en forma alternada en cada pared lateral, sin que se enfrenten, porque ya vimos que es terrible para el flujo energético.

Según el Feng Shui, todo espejo duplica lo que refleja. Por eso, ten en cuenta que, según este conocimiento milenario, un espejo nunca debe reflejar ventanas, puertas, camas, inodoros, cocinas encendidas, otros espejos, desorden o visitas desagradables.

 

Categories:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button